Saltar al contenido

Beneficios de la vitamina E

La vitamina E es altamente rica en antioxidantes, he allí su importancia fundamental para la salud del organismo, pero sus bondades no se limitan a sus propiedades para desintoxicar el cuerpo, sino que también aporta beneficios antinflamatorios, ayuda a controlar los niveles de colesterol y ayuda en los procesos de producción de las hormonas, incidiendo directamente en la fertilidad.

Actualmente se consigue en varias presentaciones a nivel comercial, siendo la más común las cápsulas blandas, que resultan bastante fáciles de digerir y aportan la cantidad diaria de vitamina E que requiere nuestro organismo. Sin embargo, se puede consumir de manera natural, agregando a la dieta regular alimentos ricos en ella.

Entre los alimentos con alto contenido de vitamina E se encuentran los aguacates, las almendras, avellanas, semillas de girasol, algunos cereales, aceite de oliva, etc.

Dosis diaria de vitamina E

Dosis diaria de vitamina E

Los requerimientos en cuando al consumo de vitamina E, varían, dependiendo del grupo etario en el que se encuentre la persona.

En estos casos serían las siguientes dosis:

Grupo etario Cantidad diaria
Bebés hasta los 12 meses 5 miligramos
A partir de 1 año hasta los 13 años 7 – 11 miligramos
A partir de los 14 años 15 miligramos
Embarazadas y lactantes 20 miligramos

Beneficios que aporta su consumo

Son múltiples los beneficios que aporta la vitamina E para la conservación del organismo, además de aportar a nivel de estética ayudando a tener una piel y cabellos fuertes y saludables.

Antioxidante natural potente

Ayuda a neutralizar y eliminar los radicales libres, que son los causantes de enfermedades, ya que se trata de moléculas inestables que causan un desequilibrio en las células que tienen a su alrededor, afectándolas en cadena, produciendo enfermedades o su deterioro, lo que se traduce en síntomas de envejecimiento de todos los órganos.

Su principal función como antioxidante la cumple en los pulmones, que es donde las células se encuentran más expuestas a riesgos pues es allí donde están en presencia de una gran cantidad de oxígeno. Ayuda a mantener saludables las células rojas y blancas, fortaleciendo el sistema inmunológico haciéndolo más resistente a enfermedades.

Leer:  Beneficios del agua de papa para el cabello

Es un excelente aliado de la cosmética

El uso de vitamina E como parte de los ingredientes activo de una gran cantidad de productos cosméticos, no es secreto para nadie. Ello se debe a todos los beneficios que ofrece para el cuidado de la piel, aportando una hidratación profunda y haciendo más fuerte los revestimientos de los capilares sanguíneos.

Gracias a sus efectos antioxidantes ayuda a disminuir los signos del paso de los años, aportando gran elasticidad a la piel, dándole un aspecto más joven y fresco, pues además favorece la desinflamación a nivel celular.

Es por ello por lo que frecuentemente se la encuentra en cremas, sérum, geles, mascarillas faciales, jabones, etc., pues brindan una gran belleza y lozanía a la piel. Además, ayuda a regenerar la piel rápidamente, lo que es particularmente positivo para sobrellevar los embates de los rayos del sol.

Ayuda a la salud del cabello

La vitamina E ayuda a evitar y detener la caída del cabello, fortaleciendo los folículos pilosos, dando como resultado el crecimiento de un cabello mucho más fuerte y sano, con una apariencia brillante y sedosa.

Ayuda a mejorar la circulación sanguínea en la región del cuero cabelludo, lo que significa un mayor funcionamiento óptimo de los folículos, fomentando un rápido crecimiento del cabello, por lo que, si buscas tener un cabello largo y saludable, de seguro te será de gran utilidad consumir vitamina E de forma regular.

Además de ello, ayuda a combatir la caspa, la cual es causada por una sobreproducción de aceite por parte del cuero cabelludo, que termina obstruyendo los conductos, produciendo a su vez la caída del cabello. La vitamina E ayuda a controlar el pH de la piel, evitando estos problemas.

Favorece el sistema endocrino

La vitamina E ayuda a controlar la producción de hormonas, gracia a su acción sobre los sistemas endocrino y nervioso, esto se traduce en una mejora significativa en relación con los síntomas que se experimentan durante el ciclo menstrual en las mujeres, quienes experimentan una marcada reducción de los cólicos y de los niveles de ansiedad por comida, mayormente dulces.

También favorece la eliminación de líquidos retenidos y previene los cambios en la piel y a nivel emocional, así como también una disminución de la sensación de fatiga que se pudieron presentar.

Leer:  Beneficios para el bebé en la lactancia materna

Casos en los que se recomienda el consumo de vitamina E

Existen algunos casos particulares en los que el consumo de vitamina E puede significar una reducción importante de los síntomas o incluso actuar como una barrera preventiva para su aparición o detenimiento de su avance.

En este sentido, estamos hablando de los siguiente:

  • Alzheimer.
  • Síndrome pre- menstrual.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Prevención de algunos tipos de cáncer.
  • Pacientes con inmunodeficiencias.
  • Demencia senil.
  • Durante el embarazo y lactancia.
  • Trombosis.
  • Fumadores activos.
  • Para disminuir los niveles de estrés.
  • Durante regímenes alimenticios restrictivos.
  • Uso de anticonceptivos por largos plazos.
  • Uso de antiepiléptico por largos plazos.

Carencia de Vitamina E

En algunos casos el organismo puede tener problemas para absorber la vitamina E, trayendo como consecuencia una carencia de la misma, por lo que será necesario complementar la dieta regular con pastillas o suplementos que aporten la cantidad de vitamina necesaria para cubrir los requerimientos diarios.

En personas que presentan trastornos de sistema gastrointestinal, la absorción de vitamina E puede verse afectada, la celiaquía, intolerancias y alergias alimenticias, son algunas de las causas probables de este inconveniente. De igual manera, una persona sana puede estar expuesta a este riesgo, si lleva una dieta muy restrictiva en cuanto a grasas y alcohol.

Entre los síntomas que se pueden experimentar debido a la falta de vitamina E en el organismo, se encuentra:

  • Problemas de memoria.
  • Dificultades en la visión.
  • Problemas neurológicos.
  • Dificultades para el aprendizaje.
  • Problemas cardiacos.
  • Esterilidad.
  • Anemia.
  • Síntomas emocionales como apatía, irritabilidad y depresión.
  • Problemas de concentración.
  • Manchas en la piel, entre otros síntomas.

En caso contrario, el exceso de esta vitamina, puede producir náuseas, diarrea e incluso hemorragias.