Saltar al contenido

Beneficios para el bebé en la lactancia materna

La lactancia materna tiene un especial impacto en la alimentación del bebé. Todos los médicos pediatras coinciden en que es vital la ingesta de leche materna en los primeros meses de vida del ser humano, pues los beneficios que le proporciona este alimento sentarán las bases de su salud y su desarrollo. A continuación, te mostramos cuáles son esos beneficios.

¿Qué propiedades contienen la leche materna?

El alimento más nutritivo para los bebés es la leche materna aunque existan ciertas fórmulas lácteas para la alimentación de los bebés en los primeros meses.

¿Te has preguntado que contiene la leche materna? De ser así, debes saber que cuenta con todas las vitaminas y minerales que necesitará el bebé para su desarrollo.

Estos son los valores nutricionales que nos aporta la lactancia materna:

  • Vitaminas A, B y C.
  • Hierro.
  • Calcio.
  • Fósforo.
  • Grasas.
  • Azucares.
  • Proteínas.
  • Propiedades antialérgicas.

Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud indican que al nacer el bebé, debe consumir la leche materna. Lo más aconsejable es que lo haga desde su primer día de vida.

El bebé debe consumir la leche materna como único alimento hasta cumplir los 6 meses. A partir de allí, debe seguir su consumo hasta los 2 años en combinación con otro tipo de alimento.

Beneficios para el bebé al consumir la leche materna

Beneficios para el bebé al consumir la leche materna

  • Proporciona anticuerpos: La leche materna le proporciona al bebé los anticuerpos necesarios para resistir cualquier infección que se suscite en sus primeros meses de vida. El sistema inmune de los bebés es muy delicado y la leche materna es perfecta para favorecer sus defensas.
  • Cuenta con las cantidades precisas de vitaminas: Este alimento se encuentra compuesto por la cantidad específica de vitaminas y minerales que necesitan los bebés para su desarrollo.
  • Proporciona energía: Gracias a su alto contenido de hierro, el bebé consume un alimento que le proporciona la energía necesaria.
  • Protección de por vida: Se ha demostrado que las grasas que se encuentran presentes en la leche materna pueden proteger el organismo de enfermedades durante la edad adulta. Sobre todo aquellas vinculadas a la circulación y al corazón.
  • Prepara el estómago: Los bebés recién nacidos y en sus primeros meses, no tienen buena tolerancia estomacal para procesar otro tipo de alimento. Por ello, deben consumir la leche materna pues esta se encarga de preparar el estómago para el consumo de alimentos comunes.
  • Previene enfermedades: Hay estudios hechos por la OMS que demostraron que la ingesta de leche materna previene eficazmente el desarrollo de enfermedades como la diabetes, el cáncer infantil y las enfermedades del aparato respiratorio.
  • Previene la obesidad: Desde hace algunos años se sospechaba la relación que había entre la falta de consumo de leche materna y la obesidad infantil. Luego de varias investigaciones médicas se concluyó que las grasas que contiene este alimento pueden evitar que el niño desarrolle obesidad.
  • Previene los problemas dentales: La leche materna es un alimento inmejorable para fortalecer la masa ósea del cuerpo del niño, es decir, que un niño que haya consumido este alimento en sus primeros meses desarrollará huesos y dientes mucho más fuertes.
  • Fortalece el desarrollo del cerebro: Este alimento natural cuenta con ácidos grasos cuya función es establecer la conexión entre las neuronas del infante. De hecho, hay estudios que indican que hay relación entre el consumo de leche materna y el nivel de inteligencia.
  • Fortalece la visión: Gracias a su alto contenido de vitamina A, la salud visual del bebé se fortalece.
  • Mejora el ciclo del sueño: La ingesta de leche materna libera una buena cantidad de melatonina y serotonina. Esto hace que el bebé se sienta mucho más relajado y que pueda dormir mucho mejor.
  • Puede salvar la vida a bebés prematuros: Los bebés nacidos antes de tiempo, cuya vida permanece en riesgo pueden salvarse gracias al consumo abundante de este alimento. De hecho, hay bancos de leche para estos casos.
  • Previene el desarrollo de las alergias: Estudios realizados por la Liga de la Leche indican que los niños que no fueron amamantados son más alérgicos que los niños si se alimentaron de leche materna.
  • Fortalece el desarrollo de los músculos mandibulares: Cuando el bebé hace succión, todos los músculos que se encuentran en torno a la mandíbula se ven estimulados y fortalecidos. Cosa que no sucede cuando se hace succión con una tetina.
Leer:  Asombrosos Beneficios de las hojas de guayaba para el cabello

La leche materna es única

Una de las curiosidades más interesantes de la leche materna es que esta va alterando sus propiedades con el pasar de los meses. Esto quiere decir que va a cambiar para satisfacer las necesidades de los niños conforme van creciendo.

Hay especialistas que indican que la leche materna cubre las funciones de una vacuna. Lo diferente es que esta es de origen natural y protege al bebé de muchas enfermedades a la vez.

Curiosidades de la leche materna y de la lactancia

No podemos concluir este artículo sin mostrarte las diferentes curiosidades que se han descubierto en torno a la lactancia y a la leche materna. A continuación, las más interesantes.

  • El aumento de la cantidad de la leche: Cuando la madre piensa en su bebé o simplemente con escuchar su llanto, se produce un aumento de la leche e incluso puede subir repentinamente.
  • La leche materna es analgésica: Cuando el bebé sufre algún tipo de dolor, incluso el que le producen los pinchazos de las vacunas, si la madre lo amamanta en el momento este dolor se alivia inmediatamente.
  • El bebé rechaza la leche sobrante: Muchas veces hemos visto que les bebés escupen una cantidad de leche. Esto se debe a que su estómago en los primeros meses de su vida es sumamente pequeño. Esto hace que si ingiere mucha cantidad su organismo la rechace y la escupa. Es normal.
  • La leche varía su sabor: La leche materna puede cambiar su sabor. Esto dependerá de los alimentos que ingiera la madre.