Saltar al contenido

Beneficios psicológicos de la actividad física

El hacer ejercicio y asistir al gimnasio siempre ha sido signo de buena salud para el ser humano, efectuando siempre resultados positivos en cuanto a generar músculos o para mejorar el bienestar cardiovascular. Pero no solo eso es lo que puede llegar a aportar la actividad física en las personas, ya que también existen beneficios psicológicos a raíz de esta saludable práctica. Aquí desglosaremos todo lo que tienes que saber respecto sobre los beneficios psicológico de la actividad física.

Principales beneficios psicológicos de la actividad física

beneficios psicológicos de la actividad física

Los beneficios psicológicos de la actividad física son diversos, en este apartado te indicaremos los principales y te lo detallaremos.

Reducción de estrés

Cuando las personas son sometidas a un duro día de trabajo o viven bajo mucha tensión, la actividad física puede llegar a reducir en gran medida este problema. Con actividades como trotar, hacer un poco de yoga o ir al gimnasio es muy probable que es estrés desaparezca, puesto que el cuerpo al estar ejercitándose aumenta la producción química de noradrenalina, el cual ayuda a moderar el estrés alojado en el cerebro.

Así que, para el estrés, el ejercicio es una buena alternativa para relajarse y poder descansar de los excesos diarios. Parte de los ejercicios que se recomiendan para la reducción de estrés son: yoga, trote, uso de la bicicleta estática, entre otros.

Sube la autoestima

Otro beneficio psicológico de la ejercitación del cuerpo es esta, la elevación de la autoestima. Cuando una persona ejercita su cuerpo constantemente, se ve expuesta a una satisfacción personal cuando ve resultados favorables sobre su figura. El aumento de músculos, glúteos, piernas y otras partes del cuerpo, dan una imagen saludable a la persona, permitiendo que esta se sienta a gusto consigo misma.

Mejora la salud del cerebro

Con el paso del tiempo el ser humano tanto su cuerpo como su mente, envejecen, causando problemas en la manera de moverse, pensar y hasta de actuar. Este proceso inevitable puede traer en ocasiones enfermedades como el Alzheimer y otras que hacen que el cerebro y su capacidad cognitiva, mueran.

Leer:  Beneficios del agua de papa para el cabello

Pero se puede mejorar, evitar o reducir sus efectos en gran medida. Cuando el ser humano, en edades comprendidas entre 20 a 60 años tiene una condición física estándar o muy buena, suele prevenir este tipo de enfermedades cuando llega a una edad adulta. Esto ocurre porque el hacer actividad física de una manera frecuente no solo ayuda al cuerpo, sino también a la salud de la materia gris de todos, ya que libera químicos que evitan el desgaste de neuronas en el hipocampo.

Entonces se puede decir que el realizar ejercicio en edad adulta puede ayudar a prevenir infartos cerebrales, enfermedades cognitivas, demencia, entre otros, brindando no solo un buen cuerpo, sino también una buena salud mental.

Aumenta la proactividad

El ejercicio, los deportes o cualquier otra actividad ayudan a mantener al ser humano activo y proactivo durante cualquier actividad que realice, ya que regularmente esto le da habilidad y destreza a la persona, manteniéndola atenta a todo.

No solo aplica para el mismo deporte o la actividad física que se haga, sino también en actividades cotidianas como trabajar o el ayudar a personas sedentarias a tener mejor concentración en lo que hacen.

Ayuda a reducir adicciones y malos hábitos

En este caso, otro químico que libera el cerebro es la dopamina, un químico que causa una respuesta-estímulo a todo lo que el ser humano realiza. Cuando la respuesta a un estímulo es positiva, el cerebro suele crear una conducta que al pasar del tiempo se vuelve adicción, y como todos sabemos, todo en acceso es malo. El ejercicio o la práctica de deportes pueden ayudar a reducir a grosso modo esta conducta causada por la dopamina.

Excesos como las drogas, el uso de alcohol desmedido, alimentos grasos, etc., pueden llegar a causar severos daños al cuerpo, sin embargo, el ejercicio es un beneficio psicológico excelente para ir eliminando estos hábitos malos para la salud.

Una consecuencia general de estas adicciones es la interrupción normal de la vida de la persona, evitando que pueda hasta conciliar el sueño. El ejercicio de manera constante puede ayudar a reestablecer el reloj biológico de la persona y así lograr conciliar el sueño nuevamente.

Disminuye la ansiedad

El cerebro de una persona libera neurotransmisores durante y después de realizar alguna actividad física, ayudando con esto a calmar la ansiedad. Una persona ansiosa puede poner en práctica el montar bicicleta o el hacer ejercicios aeróbicos en la intensidad en la que más cómodo se sienta para así reducir exitosamente la ansiedad producida.

Leer:  Beneficios que obtenemos del agua

Esto, visto desde otro ángulo, nos da a entender que el ejercicio y los deportes no solo sirven para ganar y tonificar músculos o quemar grasa, sino también para la disminución de síntomas como este.

Mejora las relaciones interpersonales

Con el tiempo, cuando la persona ve el resultado de sus esfuerzos, la percepción de sí mismo y su salud mental dan un gran cambio, mejorando su autoestima y llegando incluso a mejorar la manera en la que socializan con otras personas.

Esto es debido a que la persona cambia la manera en la que se ve y crece una autoconfianza que le permite tener la seguridad de establecer comunicación con terceros, llegando así a involucrarse más con la sociedad y el entorno. La persona tendrá más posibilidades de llegar a otros, de realizar actividades físicas o cotidianas, participar en clases, conocer gente nueva, etc.

Reduce las emociones negativas

Cuando una persona tiene conductas negativas o agresivas, como por ejemplo descontrol de la ira, el ejercicio puede hacer de moderador para que vayan en decadencia y se transformen en emociones más sanas. Como ya se ha mencionado anteriormente, el ejercicio no solo ayuda a tener un cuerpo moldeado, sino a controlar y mejorar de manera profunda lo que sucede en el cerebro.

Es por esto que enfermedades como la depresión también cambian al momento de que las personas comienzan a ejercitarse, ya que realizar ejercicio nunca le va a restar puntos a la persona sino más bien corregirá y ayudará a moldear lo que está mal, ya sea el cuerpo o las emociones de la misma.

 

Más en Actividad fisica
Beneficios y riesgos de la actividad física

Cerrar