Saltar al contenido

Beneficios que aportan los alimentos de origen animal

Una alimentación balanceada incluye el consumo de alimentos de origen animal, bien sea que se trate de un producto que provenga de ellos o la carne del animal propiamente dicho.

Existen muchos productos de este tipo que son consumidos a diario por los seres humanos, alrededor del mundo, siendo los principales aquellos que derivan de la res, el pollo y el pescado.

Aunque muchos detractores consideran que la proteína animal no es beneficiosa para el organismo, se ha comprobado que esta proporciona grandes beneficios, principalmente en lo que se refiere a aportar energía, incluso más que los productos de origen vegetal.

Tipos de alimentos de origen animal

Beneficios que aportan los alimentos de origen animal

Existen varios tipos de alimentos que provienen de animales, sin embargo, muchas personas piensan que todas las carnes animales aportan los mismos beneficios, por eso en este apartado te indicaremos cada proteína animal que existe y los aporte de cada una de ella.

Carne de res

Es el tipo de carne de mayor consumo en todo el mundo, aunque la más común es la carne de vaca, también se considera res a la proveniente de otros animales como el cerdo, venado, conejo, chivo, cabrito y la ternera.

En esta misma categoría se encuentran todos los embutidos, como la tocineta, el jamón, el chorizo y las salchichas.

Carne de aves

Se trata de carnes blancas que resultan ser mucho más blandas y económicas que la carne de res, por lo que su consumo es bastante extendido a lo largo y ancho del mundo.

En este caso, la carne más popular para su consumo es el pollo, seguido de la gallina y el pavo. En algunos casos se consumen también, pero en menor medida, las carnes del avestruz y del ganso.

Carne de pescados

Es una de las carnes más consumidas gracias a su suave textura y exquisito sabor. Su consumo es muy frecuente en zonas costeras, siendo parte importante de la dieta diaria.

Cada especie proporciona un sabor y texturas diferentes, por lo que se puede decir que existen pescados para todos los gustos. Sin embargo, existen algunos tipos bastante populares como el atún, bacalao, sardina, merluza, entre muchos otros.

Leer:  Beneficios y riesgos del uso de fertilizantes y plaguicidas

Crustáceos y mariscos

El consumo de estos animales marinos es bastante frecuente y aportan gran cantidad de sabor y nutrientes. Entre los más consumidos a nivel mundial se encuentran los calamares, el cangrejo, la langosta, el pulpo, los camarones, las vieiras y los mejillones, entre muchos otros.

Otras carnes

El consumo de otras carnes resulta estar menos extendido a nivel mundial, sin embargo, en regiones específicas, su consumo es frecuente. Tal es el caso de la carne de reptiles, como serpientes, iguanas, tortugas, etc.

En algunos países, es incluso común, el consumo de insectos como parte de su dieta diaria, pues son ricos en proteínas y realmente económicos.

Derivados de animales

Son aquellos productos que se obtienen a partir de los animales, como es el caso de las leches que se obtienen de las vacas, cabras, etc. y en base a las cuales se fabrican otros productos derivados, como los yogures, quesos, cremas de leche, entre otros.

Los huevos también se encuentran en esta categoría, siendo parte importante del aporte de proteínas que muchas personas consumen diariamente.

 

Beneficios de consumir alimentos de origen animal

El consumo de proteína animal aportan unos innumerables beneficios a la persona que lo consumen, entre los más destacados encontramos los siguientes:

  • Aportan aminoácidos esenciales para el cuerpo, lo que se traduce en más defensas para el organismo, ayudándole a funcionar de manera óptima en los procesos naturales de absorción y producción de sustancias y hormonas.
  • Ayuda a aumentar la masa muscular, facilitando la rápida recuperación luego de un desgaste bien sea causado por ejercicios o por causas médicas, como patologías o cirugías, ayudando a disminuir el desgaste degenerativo de procesos crónicos.
  • Son de rápida absorción, con un índice de asimilación que puede llegar a superar el 90%, siendo mucho más efectivos que los alimentos de origen natural, como los vegetales, frutos secos o legumbres.
  • Tiene efectos antinflamatorios, gracias a su aporte de aminoácidos esenciales como la glicina, que además de actuar como un desinflamatorio natural, provee una apariencia saludable a la piel, además de ayudar a reducir el daño que pueda presentar el hígado.
  • Son especialmente útiles en casos de artritis y degeneración de las articulaciones, disminuyendo el dolor, al fortalecer los cartílagos y tendones, gracias a su aporte de glucosamina y de sulfatos de condroitina.
  • Mejora la circulación, incrementando la producción de glóbulos rojos, los que se encargan de llevar oxigeno al cuerpo, al mismo tiempo que disminuye el riesgo de padecer anemia ferropénica, compensando los déficits de hierro en sangre.
  • Las carnes, contienen gelatina, que ayuda a mantener la piel, el cabello y las uñas fuertes y con una apariencia saludable.
  • Ayudan al sistema óseo y al sistema digestivo, pues liberan calcio y fósforo, que permiten mantener un funcionamiento óptimo de los mismo.
Leer:  Beneficios del Cloruro de Magnesio para la salud y sus propiedades

 

Importancia de consumir alimentos de origen animal

Una de las razones más importantes por las cuales se deben consumir alimentos de origen animal, como parte de una dieta balanceada, es el hecho de que aportan gran cantidad de proteínas necesarias para tener energía, fuerza y oxigenación.

Además, ayudan a crear anticuerpos para preservar la salud y combatir posibles enfermedades, aumentando el nivel de hemoglobina, de insulina y de enzimas necesarias para crear, restaurar y conservar los músculos, ligamentos, cartílagos, e incluso para la piel, uñas y cabellos.

Fortalece el sistema inmune, siempre y cuando sean combinados con alimentos de origen vegetal, para proporcionar una alimentación balanceada que aporte todos los nutrientes necesarios para la salud.

Es recomendable consumir aproximadamente unos 0,8 gramos de proteína animal diariamente, por cada kilogramo del peso total de la persona, a menos que se trate de casos especiales como deportistas o durante el periodo de desarrollo, en los cuales el consumo debería ser más alto.

 

Déficit de alimentos de origen animal

El disminuir o eliminar por completo el consumo de alimentos de origen animal, puede producir una disminución considerable de la masa muscular, llevando a una perdida de peso considerable, con flacidez generalizada. El déficit de proteínas animales puede causar serios daños a nivel intelectual y trastornos del crecimiento.

Se corre, además, mayor riesgo de contraer infecciones como la gripe, pues el sistema inmunológico se encontraría debilitado de forma considerable.